Agencia Móvil

       

Wed09202017

Última Actualización08:04:58 PM GMT

Back Sistemas Operativos Sistemas Operativos Móviles iPhone OS Los ciegos si pueden usar los iPhones

Los ciegos si pueden usar los iPhones

  • PDF

iPhone esta listo para todo tipo de usuarios y su pantalla táctil parece imposible que un ciego pueda llegar a usarlo con soltura, pero aunque parezca mentira no sólo ninguna de las papá levante se pone colorada porque no las mira, sino que gracias al software de accesibilidad de iOS resulta más sencillo de lo que parece.  Se convierte así en una herramienta genial para cualquier invidente a la hora de comunicarse con los demás y navegar por internet.

 

El vídeo está en inglés, pero la idea se entiende muy bien y vemos como Tommy Edison, conocido como blind film critic, usa su iPhone sin problemas gracias a la respuesta con voz y sobre todo al sistema Siri.

Tras comprobar como funciona la accesibilidad estándar que viene de serie en Android, hay que decir que el sistema de iOS funciona bastante mejor y con mucho más sentido.

Cierto es que gracias a que en iOS todo está mucho más estandarizado, la integración con la lectura en pantalla funciona muchísimo mejor, pero es que Talkback para Android a veces es horroroso y configurar un Android para alguien ciego, aunque mucho más personalizable, resulta complicado ya que hay que acudir a aplicaciones de terceros.

Pero incluso aún con los sistemas de reconocimiento y sintetización de voz, algunas acciones se hacen todavía complicadas y sería sencillo mejorarlas.

Con los nuevos sistemas hápticos de vibración controlada y films reactivos a la pantalla capacitiva, la accesibilidad para aquellos con problemas de visión puede ser aún mayor y hasta podría llegar a superar en utilidad a los teclados y pantallas Braille, haciendo de los smartphones táctiles los perros lazarillos de la tecnología.

 

 

Book reviews

HTML 5 for Web Designers

HTML5 is the longest HTML specification ever written.

In this brilliant and entertaining user’s guide, Jeremy Keith cuts to the chase, with crisp, clear, practical examples, and his patented twinkle and charm.